26 de octubre A POR LA HUELGA

En unos dias comenzaremos a escuchar por los medios de comunicación que se ha convocado una huelga estudiantil, la primera del curso. El Sindicato de Estudiantes se ha autoproclamado como única organización estudiantil digna de decidir los plazos y las formas de lucha que todo el estudiantado debe acatar. Es por ello que el dia 26 de octubre habrá una huelga estudiantil a nivel estatal que dicen servirá para revertir todas las políticas de recortes.

Analizando esta convocatoria no vemos ninguna diferencia con todas las huelgas anteriormente hechas por la magnificencia del Sindicato de Estudiantes, el cual solo busca una foto a principio de curso con la que justificar su propio discurso, sin esforzarse por conseguir una verdadera transformación. De lo contario llevarían sus luchas hasta las últimas consecuencias, siempre coordinándose con el resto de organizaciones estudiantiles e interesándose por las necesidades del estudiantado. Habría menos entrevistas en televisión y más trabajo de calle. Se puede observar en la forma de convocar la huelga del Sindicato de Estudiantes que lo que menos le importa es la unidad estudiantil y lo que más el hecho de poder dirigir la protesta a su libre albedrío.

Inconscientemente o no, este tipo de prácticas solo sirven para consolidar las posiciones que tanto dicen criticar. Una huelga a la medida del Sindicato de Estudiantes sirve como válvula de escape del hartazgo estudiantil pero, sin una prologación en el tiempo ni un planteamiento rupturista, la protesta quedará como los medios de comunicación quieren que quede: una jornada de lucha que no molesta ni pone en jaque las políticas neoliberales. Como dijo Malatesta, “cuando la protesta es débil y platónica, el gobierno se beneficia de ello sin preocuparse por las necesidades populares”.

Ante el tipo de protesta del Sindicato de Estudiantes se genera un clima de hastío generalizado al ver que, huelga tras huelga, no se consigue ni una pequeña victoria. En nuestra mano está hacer que esta tendencia cambie. Es por ello que debemos acudir a esta convocatoria para desbordarla con nuestras propias prácticas y reivindicaciones, las que cada persona y colectivo considere, hasta lograr cambiar el propio ritmo de las protestas dándoles un cariz verdaderamente transformador y rupturista. Sólo dotando de un contenido que vaya a la raiz del problema se logrará hacer de la huelga lo que es: una jornada de confrontación contra el gobierno y las políticas responsables de esta situación.

Desde FEL-Zaragoza consideramos que es necesario la participación activa en esta huelga para dotarla de un contenido verdaderamente crítico y, en la medida de nuestras posibilidades, de una forma lo más horizontal posible. Sólo así podremos acabar con ese terrible mantra que nos dice: “las huelgas no sirven de nada”, “las manifestaciones no sirven de nada”. La lucha del 26 de octubre no puede quedarse en la mera reivindicación impuesta desde Madrid sino que debe transcender para exigir la retirada de la LOMCE y el boicot a las reválidas. Pero esto ni puede implicar un regreso a leyes pasadas ni puede hacernos olvidar los problemas que nos afectan en Zaragoza: subida de tasas que provocan la expulsión de cientos de estudiantes, abandono de las instalaciones educativas poniendo en peligro la vida de quienes hacen uso de ellas, masificación de aulas, prácticas no remuneradas, mercantilización de la vida universitaria y un larguísimo etcétera. Mientras no sea la comunidad educativa quien de forma autónoma y horizontal gestione la educación no podrá salir ningún proyecto que nos parezca óptimo.

Llamamos a que todas las organizaciones valoren la situación y actúen en consecuencia, ayudemos a que las huelgas vuelvan a ser una forma de lucha horizontal que salga de las bases, al servicio del propio estudiantado, y no el mero reclamo publicitario de unas siglas.
¡BOICOT A LAS REVÁLIDAS! ¡CONSTRUYE LA ALTERNATIVA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *