El SE y la huelga de octubre en Zaragoza

Una vez más, el Sindicato de Estudiantes, desde hace años empresa estatal desmovilizadora del movimento estudiantil, ha convocado desde Madrid una huelga de la forma más autoritaria y centralista posible, pasando por encima de un movimiento estudiantil en el que ya no tienen presencia. Tal es el caso de Zaragoza, donde el movimiento estudiantil, con sus colectivos y asambleas, decidió no secundar la convocatoria de huelga. Es obvio que las cúpulas del SE, formadas por liberados a sueldo del Estado, no saben lo que es una huelga, lo que supone, ni lo que cuesta prepararla desde las bases. 
En Zaragoza hubo consenso en que, con las fiestas patronales por el medio y sin haber reconstruido el movimiento tras el verano, no había ni tiempo ni fuerzas para preparar una huelga el día de octubre. Aragón, donde por suerte desde hace años el Sindicato de Estudiantes es poco menos que un fantasma del pasado, sigue sus propios tiempos en cuanto a movilización, habiendo un movimiento propio y consicente de que una huelga mal hecha implica:
1. El desgaste de la militancia estudiantil, que acaba quemada por un trabajo tirado a la basura.
2. La confusión entre el resto del estudiantado, que no entienden de dónde viene la huelga ni con qué objetivos, provocando desmovilización para huelgas posteriores.
Por lo visto, el SE, con presencia en Madrid y testimonial en el resto del Estado, se reserva el privilegio de decidir sobre la huelga en Zaragoza, parece que no les gusta que Aragón escape a las garras de su burocracia y han visto conveniente convocar esta huelga de forma antidemocrática, sin consultar a las asambleas de base, ni siquiera pasarse por ellas. Así, cargan al movimiento estudiantil aragonés de problemas, al tener que explicar quién es el SE, por qué no existe en Aragón y por qué aquí no se secunda la huelga. El impacto mediático del SE, debido a su conveniencia con los grandes medios del régimen, dificulta todavía más esta tarea. Es obvio que una huelga convocada desde arriba por un sindicato sin presencia en Zaragoza no será combativa ni tendrá más repercusión que la mera anécdota, al no estar soportada por el movimiento estudiantil que lleva, desde hace años, movilizándose en Aragón.
Sobra decir que desde FES-FEL consideramos que las huelgas no indefinidas tienen la función de acumulación de fuerzas, permitiendo la mejora en la organización estudiantil y la generación de una tensión que visibilice los problemas del estudiantado, todo lo contrario al teatro que el SE propone. Es por ello que celebramos que en otros lugares en los que existe un movimiento estudiantil autónomo y combativo se haya convocado huelga al margen del SE y que en Zaragoza hemos decidido, atendiendo a la correlación de fuerzas a nivel local, no secundar la huelga.
¡Viva la lucha estudiantil!
¡Viva la huelga estudiantil autónoma!
¡Arriba las que luchan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *