[Galicia] Solidaridad con las compañeras represaliadas

La represión contra las y los estudiantes continúa, a las de la última huelga en Madrid el 22M hay que sumar este proceso represivo en Compostela en el que se ha detenido en sus casas, tirando de listas policiales, a un grupo de estudiantes que participaron en una manifestación de los marineros.
Reproducimos el mensaje de nuestras compañeras y compañeros del CEL y mostramos nuestra solidaridad con las detenidas y detenidos:
Desde el Colectivo Estudiantil Libertario (CEL) denunciamos la represión policial del pasado 7 de abril a estudiantes compostelanas detenidas en una redada policial.
Los hechos ocurridos en las protestas del 11 de marzo en Compostela, han servido a la policía para justificar la retención y represión de la protesta social, atacando a estudiantes que en ese momento decidieron solidarizarse con los marineros y su causa. La manifestación convocada por ellos, se tornó violenta, produciéndose disturbios y barricadas en las calles.
Las acusaciones que desde la policía publican los medios de comunicación son falsas, en tanto que estas imputaciones se basan en: “desórdenes públicos, atentado a agente de la autoridad, lesiones y daños”. Los estudiantes no causaron los disturbios, en el peor de los casos continuaron participando en la manifestación. Es curioso pensar que la policia desvincule al sector naval de su propia manifestación y acuse a grupos de “pertenecia al anarquismo e independentismo radical violento”, una actitud que solo se puede basar en su deseo de condenar y reprimir la protesta social de los estudiantes compostelanos que en los últimos meses se a vuelto más combativa, rompiendo con los viejos e ineficaces modelos de lucha. Una llamada de atención con el claro objetivo de intimidar a los estudiantes dispuestos a hacer frente a la grave situación de crisis social que estamos viviendo.
Los detenidos, e incomunicados, atrapados durante más de 24 horas, a merced de la policía, están sufriendo las consecuencias del cinismo democrático que vivimos todos los días. Una democracia que persigue y criminaliza, que marginan y condena, no está legitimado para juzgar cómo los elementos fuera y perversos a sus propios hijos.
Es por ello que desde el CEL rechazamos de plano la violencia estructural que viven todos los días a las clases populares, la criminilización de la defensa de estos derechos y la lucha por un mundo más justo. Mostramos nuestra solidaridad con el dolor y el sufrimiento de las familias y pedimos que poner la libertad de detenidos sin cargos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *