Estudiamos, por tanto, decidimos.

A pesar de todas las trabas y tretas de un rectorado que hace tiempo perdió el Norte, hoy las y los estudiantes de la Universidad de Zaragoza lo hemos dejado bien claro: queremos decidir sobre todos los asuntos que nos afectan.
Ante la consulta por el cambio de calendario, cuyas condiciones antidemocráticas y sin garantías ya denunciamos, se ha respondido con una participación del 53,51% -quintuplicando el récord histórico-, en la que el 86,21% ha votado sí a mantener la segunda convocatoria en septiembre, en total 11.967 estudiantes
Hemos convertido en un puño sobre la mesa lo que iba a ser una consulta claramente diseñada para dar un barniz democrático a una decisión, la de mover el calendario en lo que suponía un paso más en la implantación del proceso Bolonia, que ya había sido tomada por las altas esferas.
Advertimos pues que si la voz del estudiantado no es acatada, si el Consejo de Gobierno decide aprobar un calendario contra la voluntad del estudiantado, ese mismo puño que hemos puesto hoy sobre la mesa se alzará y el estudiantado recurrirá a todos los medios a su alcance para defender su indiscutible decisión.
Alentamos a que esto sea solo el primer paso en un camino que nos lleve a una gestión popular de los espacios educativos. Mediante la implantación de mecanismos de democracia directa en la universidad, debemos lograr, estudiantes, trabajadores y trabajadoras de la educación, decidir sin intermediarios en todo aquello que afecte al desarrollo de nuestra universidad. Esta ha sido una victoria, pero todavía nos quedan muchas batallas por librar hasta poner la educación al servicio del pueblo trabajador.

¡Si nadie estudia por ti, si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti!
¡Arriba las y los que luchan!
¡Venceremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *