Comunicado y concentración en condena a la represión sufrida en Madrid.

La historia que traemos hoy no es agradable. No es un cuento para que los niños duerman plácidamente por las noches. Esta historia es terrible porque es real, tan real como un fascismo que sigue existiendo porque su foco de origen nunca fue eliminado.
Esta es la historia de unos estudiantes que se hartaron de sufrir agresiones, de ser constantemente amenazados, de sufrir en sus carnes la violencia. Como la sufrieron cuando fascistas entraron armados con machetes a amenazar de muerte a los estudiantes en huelga el día 24 de octubre. Por aquel hecho no se produjo ninguna detención. El capitalismo sabe que necesita a los fascistas como brazo armado para utilizarlos para atacar a los que protestan contra la miseria que ese mismo capitalismo genera.
Sin embargo, algo tiene esta historia en común con los cuentos de los niños, un villano, villana en este caso. El papel lo ocupa la siniestra figura de Cristina Cifuentes, delegada del gobierno en Madrid y sus lacayos de la Brigada de Información.
Así, si los estudiantes el día 20 de Noviembre, día especialmente señalado para recordar lo que es el fascismo, deciden armarse de valor y responder ante la violencia fascista, en la madrugada del 28 nada menos que 17 estudiantes eran sacados de sus casas, siendo humillados delante de sus vecinos y familiares, o bien eran llamados por teléfono. El mensaje de los villanos era claro: “o se entregan o los pondremos en busca y captura y entonces será mucho peor“.
A lo largo de la jornada se produjeron otras dos detenciones hasta sumar 19, algunas de ellas sin relación alguna con los hechos del día 20. Y es que la sed de sangre de la delegada del gobierno no conoce límites.
Cualquiera podía ser señalado como “enemigo del orden”, ya fueran comunistas, bukaneros, anarquistas o feministas. Los medios y la propia delegada del gobierno no tardan en categorizarlos como “personas de extrema izquierda”. Pues bien, no dudamos en afirmar que si alguien califica el antifascismo como algo extremo está poniendo una alfombra roja a la dictadura
No les basta con intentar hacernos padecer de mal de Alzheimer, la persecución al que protesta no conoce límites. Esta tarde cientos de personas se concentraban frente a la Comisaría de Moratalaz para arropar a los detenidos. Sin ninguna clase de provocación y sin aviso previo las fuerzas de represión cargaron brutalmente, produciendo varios heridos que debieron ser trasladados a los hospitales. Esos que, como la educación, también se encuentran siendo saqueados por los malos de esta historia.
Las fuerzas policiales, los oscuros esbirros de Cifuentes, rondaban la zona patrullando con sus furgonetas, similares a los camiones que el falangismo llenaba de “rojos” en tiempos pasados, deteniendo a todo aquel que les fuera bien en ese momento. Hasta 11 personas fueron detenidas, sumando un total de 30. La justificación de las detenciones no podría demostrar más hipocresía: ¡Violación de los derechos fundamentales! 
Debemos disculparnos por relatar estos hechos de forma tan literaria, pero a nosotros mismos nos cuesta asumirlo sino es como parte de una historia macabra. Los detenidos han sido llevado todos a los calabozos de Moratalaz, empezando ya tarde a tomar declaración y pasando, probablemente, a disposición judicial este mismo sábado. Todo esto llega un día después de que militantes antifascistas fueran igualmente arrestados en Sevilla.
Llamamos desde FES a multiplicar las acciones y comunicados en solidaridad con los detenidos y en rechazo a la represión sufrida. Si la policía y el fascismo campan a sus anchas por las universidades, si los fascistas son protegidos por el régimen, el sentimiento antifascista debe ser asumido por todo el pueblo o el pueblo volverá a verse aplastado por un par de botas de cuero. La historia no puede repetirse. 
Se convoca hoy viernes 29 en Zaragoza concentración frente a Delegación del Gobierno a las 19:00. Por la inmediata libertad sin cargos de los detenidos y la dimisión de los responsables de la escalada represiva.

¡Acude! ¡Difunde!
¡Fascismo nunca más!
¡No pasarán!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *